El martillo que aparece a la derecha de la imagen se usaba para machacar la piedra con la que se construían las carreteras del municipio.

Procede de Vilviestre del Pinar (Burgos).
En esta localidad cada vecino estaba obligado a participar en las tareas de mejora de las vías que unían el pueblo con la carretera nacional.
De las canteras locales se extraía piedra caliza que el ayuntamiento  disponía en lotes y adjudicaba –por sorteo- a cada vecino para que la trituraran.
Para esta tarea se servían de martillos como el de la imagen. Iban engastados en mangos de madera verde lo que facilitaba retorno de la herramienta  una vez que golpe la piedra. Así se reduce algo el esfuerzo.
Anuncios